(Below, the Spanish translation of my Google Glass column. Thanks to Carolina Velo Ruybal for translating!)

Los anteojos Google o Google Glass pueden cambiar tu vida, pero no de la manera que te imaginas. Tienen algo más, que los hace posibles y que nadie, pero nadie te contó todavía, por eso, estoy escribiendo este post, para contarte a vos.

Si lees las entusiastas notas de los periodistas tecnológicos a los cuales Google le pagó comisiones para probar las demos, pensarías que “Glass” es algo entre un Jetpack y una varita mágica: algo tan cool, lindo, y tan irresistible que inevitablemente reemplaza el decadente, aparato fuera de época, que hoy conocemos como Smartphone.

Sergey Brin mismo comentó ayer, diciendo que es precario usar un smartphone, “frotando este pedazo de vidrio sin ningún tipo de uso”. La solución para ese pedazo de vidrio, es algo llamado Glass (vidrio).

Como cualquier otra innovación destacada estos días, Google Glass vivirá o morirá, solo en la experiencia que Google pueda crear para las personas. El problema más visible e inmediato de la experiencia Glass, es cuan torpe se ve el usuario mientras lo usa. Nadie quiere ser la única persona en el bar, vestido como un cyborg de una película de principios de los ´90s. Es realmente vergonzoso. Los pioneros que lo prueben, abandonarán su uso, si no perciben la aprobación social que tanto buscan mientras lo hacen.

Pareciera ser que Google ya pensó en esto, y hace muy poco anunció una alianza con Warby Parker, famoso por su reconocido diseño de anteojos, y aprobado por toda la gente joven importante de todo el mundo (Mi propia propuesta, posteada el día anterior, es que como broma sugerí que Google pensó en monóculos.)

Exceptuando el diseño físico raro , la experiencia de usar Google Glass ganó grandes elogios de los reviewers. Viendo tus transferencias de datos flotando en el aire, adelante tuyo, pareciera ser, es una experiencia estática. Clima!, direcciones! Invitaciones sociales! e-mailsl! Todo flotando en frente tuyo, sin dejar de estar a la vista! Para la gente que se deleita con avalanchas de distracciones digitales, esto es mucho más excitante que usar un smartphone, el cual te obliga a volver al aburrido mundo offlne, cada vez que guardas el teléfono. Glass propone que nunca hagas eso. De hecho, en un acto de coraje considerable de audacia, Google esta intentando de aplicar Glass como un antídoto a la distracción, ya que los usuarios no tendrán que mirar hacia abajo a sus teléfonos. Claro, porque ahora las distracciones están dirigidas a tu pupila! (para una exploración más precisa de la distracción de Glass, mirá esta parodía en video de humor negro. – y ésto – cuidado, un lenguaje un poco picante)

Como si esto fuera poco, Google Glass, viene con una característica, aún más importante: “lifebits”, la habilidad de grabar videos de la gente, lugares, y eventos alrededor tuyo, en todo momento. Mis lectores más antiguos, recordoran cuando predije, hace 6 años en mi libro Bit Literacy. En el capítulo 13:

La vida “bitstream” (transferencias de datos), generará, nuevos e importantes debates. Debería ser socialmente aceptable, por ejemplo, grabar una conversación privada con un amigo? Cómo sabremos que no nos estarán grabando, en público y/o en privado? Las empresas, la policía, inclusive amigos con “grabadoras de vida” capturarán las acciones y conversaciones de todo lo que este a la vista, les guste o no.

Hoy finalmente, ese futuro llegó: una gran compañía ofreciendo la habilidad de grabar tu vida, guardarla, y compartirla, todo con un simple comando de voz.

Y acá es cuando hay un giro en esta historia, en dirección a una ramificación que minimiza cualquier otro tema expuesto hasta ahora en Google Glass. Sí!, los anteojos se ven tontos. (Google, arreglará eso). y claro, Glass obliga a los usuarios a estar conectados permanentemente al mundo digital Google, esa no es una preocupación para la compañía, o para la mayoría de los usuarios. No. El verdadero tema a destacar por Google, que provoque que el proyecto se caerá o creará ciertos resultados que tal vez no quieras (que describiré), nada tiene que ver con “lifebits”. Una vez más, se trata de la experiencia.

La característica de Google Glass que (casi) nadie habla, es la experiencia, no del usuario, sino de todos los demás, aparte de los usuarios. Un tweet de David Yee lo explica bien:

Hay un chico usando Google Glasses en un restaurante el cual, hasta recién, era mi lugar favorito. La pregunta experimental de Google Glass no es como es usarlos, sino como es estar cerca de alguien que los este usando. Voy a darles un ejemplo fácil. Estar conversando uno a uno, con alguien que esta usando Google Glass podría ser molesto, porque podrías sospechar que no tenes su devota atención. Y no podes simplemente pedirle que se saque los anteojos (especialmente cuando, el sistema esta integrado en los lentes prescriptos) Finalmente, acá es cuando empieza el problema, no sabes si no te están grabando.

Ahora, imaginemos que no conoces a ninguna persona que use Google Glass, y das un paseo afuera. A cualquier lugar público que vayas, cualquier tienda, cualquier vereda, bus o subterráneo, es probable estar siendo grabado: en audio y en video. 50 personas en el bus podrían no usar anteojos, pero si una sola persona tiene puestos un par, vos y los restantes 49 pasajeros, podrían estar siendo grabados. No solamente para un buffer temporario, como una cámara de seguridad, pero grabado y guardado permanentemente, y compartido con el resto del mundo.

Bien, se cual es la respuesta “Estoy siendo grabado por cámaras de seguridad todo el día, no me molesta, cuál es la diferencia?” Haceme caso, no terminé. Lo que hace tan únicos a Google Glass, es que es son de Google. y Google tiene la habilidad de combinar los Glass con cualquier otra tecnología del cual sean dueños.

Primero, saca los videos de cualquier sistema Google Glass, usados por cualquier usuario del mundo. Independientemente de si el video fue grabado temporariamente, como en la primer versión de Glass, o permanentemente, como hay ciertas posibilidades en futuras versiones, el video entra en la nube de servidores de Google. Ahora, sumale “facial recognition”, y la base de datos de indentidad que Google esta construyendo con Google Plus (con enfásis en los nombres reales de la gente) Los servers de Google pueden procesar archivos de video, para tratar de identificar a cada persona que aparezca en cada uno. Y si Google Plus no te parece mucho, sabé que Mark Zuckerberg ya anunció que Facebook desarrollará apps para Glass.

Finalmente, tené en cuenta el software de notas de voz que Google ya utiliza, en cada servidor y en los Glass mismos. Cualquier audio en un video, podría, técnicamente hablando, ser convertido a texto, tagueando a la persona que lo dijo, y hacer una búsqueda completa en la base de datos de Google.

Ahora nuestro escenario esta seteado, no por lo que pasará, necesariamente, pero lo que técnicamente podría pasar y eso es justamente lo que quiero destacar, combinando las herramientas ya existentes de Google.

Volvamos al viaje en bus. No es de locos imaginar que podrías inmediatamente ser reconocido por ese usuario de Google Glass, quien sube al bus y te dirige la cámara a vos. Todo lo que digas al alcance del oído podría ser grabado, asociado con el texto, y tagueado a tu identidad online. Y guardado en la base de datos de Google. Permanentemente.

Todavía hay más.

El aspecto realmente interesante, es que toda la indexación, tagueado, y guardado podría pasar sin que el usuario de los Google Glass lo pida. Cualquier video tomado por Google Glass, en cualquier lugar, es probable que sea guardado en los servers de Google, donde cualquier post proceso (reconocimiento facial, notas de voz, etc) podría ser más tarde requerido por Google, cualquier otra corporación o mismo el gobierno, en cualquier punto del futuro.

Recuerdas cuando la gente se asustaba por los autos de Google que tomaban fotos de su propia casa? La gran mayoría, ya lo superó, porque obtuvo una linda herramienta streetview en Google maps como resultado.

Google Glass es como una cámara cada miles, posiblemente millones, de personas que usen el sistema, todos y cada uno de los días, a cada lugar que vayan, en las veredas, los restaurantes, ascensores, dando vueltas por tu oficina, en tu casa. Desde ahora en adelante, empezando hoy, a cualquier lado que vayas al alcance de los anteojos Google Glass, todo lo que hagas podría ser grabado y subido a la nube de Google, y guardado para el resto de tu vida. No sabrías distinguir si estas siendo grabado o no, y no tendrás manera de pararlo.

Y eso, queridos amigos, es la experiencia que crea Google Glass. Esa es la experiencia que tendríamos que pensar. Lo más importante de la experiencia de usar Google Glass, no es la experiencia del usuario, sino la experiencia de todos los demás. La experiencia de ser un ciudadano, en público, esta a punto de cambiar.

Solo piensa: si un millón de Google Glasses salen al mundo y empiezan a guardar audios y videos del mundo que los rodea, el alcance de Google search, de repente se hace más y más grande, y esa búsqueda indexada te incluye a vos.

Te describo la imágen. En 10 años, alguien, alguna empresa, u organización, tiene interés en vos, quieres saber si alguna vez dijiste algo que les puede parecer ofensivo, o amenazador, o simplemente incluye la mención de una palabra o frase que encuentren interesante. Una simple búsqueda en la nube de Google, sea iniciada por una búsqueda pública, o una federal, o algo intermedio, instantáneamente puede traer documentación de cada palabra que alguna vez hayas dicho al alcance del oído de los anteojos Google Glass.

Esta es la discusión que deberíamos tener de Google Glass. La comunidad tecnológíca, por todo los derechos, debería estar liderando esta discusión. Aun así, muchos techies todavía están hablando de cuan cool quedarían usando eso anteojos

Ah y en cuanto a ese problema de diseño, Si Google Glass avanza lo suficiente bien en su inicial lanzamiento a sobrevivir a siguientes versiones, olvídate de Wabry Parker. La próxima compañía que Google llamará será Bausch & Lomb. Por qué usar anteojos grandes cuando su sistema entero entra en un lente de contacto? y eso, por supuesto, será la última expresión de la idea Google Glass: un mundo digital que es aún más difícil de apagar, una vez que sea implantado directamente en el cuerpo del usuario. En ese punto, ni te darás cuenta si estas grabándote a vos. No habrá opción de salirse.

(Original English version written by Mark Hurst, translated by Carolina Velo Ruybal.)